ACCIDENTES- CASUALIDAD O ACTOS FALLIDOS (08/08)

Escribe Psicóloga Silvana Giachero

Este mes en la revista de la Coordinadora de Psicólogos salió un artículo muy interesante sobre el tema publicado por la Comisión de Psicosomática que hoy quiero compartir con ustedes transcribiendo entre comillas conceptos allí desarrollados.
Cuando hablo de accidentes no me refiero solamente a los de tránsito, sino a todo tipo de accidente, desde una caída, un tropezón a un golpe. Tampoco un accidente necesariamente implica la muerte si bien está implícita.
¿Qué son los actos fallidos? “psicoanalíticamente consideramos a todos los accidentes como pertenecientes a la categoría de los actos fallidos, si bien no todo acto fallido es un accidente, todo accidente es un acto fallido y son plenos de sentido”
El acto fallido como el mismo nombre lo dice es cuando nos equivocamos al hacer algo, decir algo, o nos olvidamos. Por ejemplo cuando queremos decir una cosa conscientemente y decimos otra cosa que inconscientemente tiene una intencio-nalidad y un significado. Los accidentes tienen un significado inconsciente no se dan por mera casualidad o el destino, sino que son provocados por las personas involucradas en el mismo.”El azar, la casualidad, es la forma en que se coordinan los diversos factores, lo que se ve o palpa, lo que la gente puede ver después del accidente, pero en realidad tiene sentido, inconsciente, desconocido incluso para la propia persona” Según Korovsky Dr. de la Cátedra de psico-somática del Hospital de Clínicas, decía que todos en algún momento de nuestras vidas, estamos o estaremos en circunstancia de acciden-tarnos.
Estadísticamente los accidentes son la tercera causa de muerte en la población uruguaya pero la primera entre los 15 y 29 años . No todos son mortales pero todos dejan secuelas.
Por lo general cuando hay un accidente le echamos la culpa al destino, a la fatalidad o a otros y no nos detenemos a pensar que grado de responsabilidad, claro inconsciente, no intencional, pudo llegar a tener uno; no por el simple hecho de haber cometido un error, esto es quedarnos en lo simple, sino el poder descubrir que me está pasando internamente que me llevaron a cometer ese error que fue uno de los múltiples factores que provocaron el accidente.
Ojo, aquellas personas que tienen predisposición a tener accidentes, caerse, lastimarse, etc, o sea aunque sean insignificantes porque están predispuestos a padecer otros mas graves. Lo vemos mas comúnmente en los niños, adolescentes y ancianos, son etapas de muchos cambios, crisis, duelos que pueden llevarlos a resolverlos expresándolos de esta forma, comprometiendo al cuerpo, hablando con el mismo.
“Al investigar en un accidentado sus circunstancias de vida, sus vínculos afectivos, sus ideas inconscientes, podríamos encontrar que muchas veces resulta una forma de expresar sus sentimientos o conflictos inconscientes. Es una necesidad de expresar algo y a veces de resolver, por ejemplo: una situación de cambio que no encuentra su solución o también para evitarlo .Puede mostrar una predisposición a resolver los conflictos utilizando este lenguaje”
Paso a explicar con un ejemplo de un caso que trae el artículo, “una persona que había sufrido frecuentes accidentes, en un principio insignificantes, por lo que no le prestó atención. Luego continuó con otros cada vez mas graves, pero logró tomar conciencia de que algo le estaba pasando y consultó.
Al principio tenía constantes caídas en la calle lastimándose la misma parte del cuerpo. Luego a raíz de problemas laborales, con deseos de efectuar un cambio, el día que terminaba sus vacaciones anuales, se da cuenta que un vehículo la va a atropellar y en un impulso salta hacia delante, pero cayendo y sufriendo una lesión que no le permite reintegrarse por un tiempo.. Una semana después tiene otro accidente automovilístico en el cual no conducía. Éste le dejo secuelas por lo que no pudo volver a trabajar mas, resolviendo así el problema que no tenía solución aparente. Además de los daños físicos recibidos, también este accidente nos muestra la representación simbólica de lo que le pasa, de lo que podría posibilitar la iniciación del cambio. El conflicto entre la necesidad de cambio y la resistencia al mismo, simbolizado en el accidente, puede conducir a su anulación o realización en forma diferente. Podríamos pensar, ¿al ir cómo acompañante, en qué forma habrá influido su conflicto inconsciente en este hecho?, ¿Habría en la persona que conducía, asimismo alguna necesidad de cambio o algún conflicto? Luego de un tiempo, tiene otro accidente donde sí conducía esta persona, en el que confiesa estar distraída por problemas, entreparó en un cartel de ceda el paso y cree que paró fuera de la línea .En el otro sentido venía otro vehículo a alta velocidad ,conduciendo una mujer, con un acompañante con el cual discutía, no la ve y la lleva por delante .No hubo heridos el acompañante del otro auto sale y abandona la escena antes de que llegara la policía. Con esto comprobaríamos que todos los participantes involucrados en ambos vehículos se encontraban pasando por situaciones de conflicto”.
No sólo tenemos ejemplos de accidentes en casos individuales también los tenemos en forma colectiva, por ejemplo el accidente en Young en el que se apelaba a la solidaridad y culminó en tragedia.
Los factores externos, que pueden ser diversos, lluvia, neblina, escaleras enceradas, etc, inciden si, pero con los mismos obstáculos no todo el mundo choca o tiene algún tipo de accidente. Acá interviene el “factor Humano”, el más importante en estos suce-sos.”Hechos como la falta de cuidado, distracciones, errores incomprensibles, torpezas inexplicables en sujetos que no son así, así como la reiteración de accidentes nos lleva a pensar que algo está pasando con esa persona que lo vuelve mas vulnerable y propenso a accidentarse. A la hora de enfermarse o accidentarse el estado de ánimo tiene un rol fundamental. Se puede decir que entre la enfermedad orgánica y los accidentes existen elementos en común, pues ambos se correlacionan frecuentemente con situaciones conflictivas y de crisis vital, así como situaciones de cambio, pero no todos los cambios producen accidentes .”Para un individuo un cambio le puede resultar traumático pero no para otros. Además hay otras formas de respuesta: psicóticas, neuróticas, psicosomáticas, que también se producen durante las crisis siendo el accidente el representante de los fracasos de estas otras formas de defensas.


Regresar al Indice Regresar al Indice
[ Regresar a Apuntando a una mejor calidad de vida | Regresar al Indice | Página de Impresión Amigable]